Un estadio que a Central le sienta bien

Rosario Central jugó por tercera vez en cancha de Instituto por Copa Argentina y en todas logró avanzar de ronda.

Está claro que los estadios no ganan partidos, más allá de que el aliento de la hinchada pueda significar un empujón anímico cuando se debe ir en busca de un resultado ante la adversidad, tal como sucedió ayer frente a Godoy Cruz. Pero para la estadística, hay que destacar que el Canalla volvió a jugar un partido de Copa Argentina en el Estadio Juan Domingo Perón, perteneciente a Instituto de Córdoba, y al igual que en las dos ocasiones restantes se volvió a Rosario con la clasificación bajo el brazo.

El 26 de julio del 2014 los dirigidos por Miguel Ángel Russo se impusieron 3-1 frente a Juventud Unida de San Luis, en un partido válido por los 16avos de final de la Copa Argentina 2014. Franco Niell, Jonás Aguirre y Sebastián Abreu fueron los autores de los tantos auriazules, mientras que Reinoso había marcado el descuento transitorio. Aquel día Rosario Central formó con Caranta; Ferrari, Donatti, Berra, Delgado; Encina, Dominguez, Aguirre; Medina, Abreu, Niell. 

Dos meses después se disputaron los 8vos de final y el Canalla volvió a Alta Córdoba para enfrentar a Tigre, a quien derrotó por la mínima diferencia con gol del ‘Loco’ Abreu y con Caranta; Ferrari, Berra, Acevedo, Delgado; Becker, Dominguez, Musto, Aguirre; Valencia y Abreu desde el arranque. En dicha edición, el elenco auriazul llegaría a la final contra Huracán luego de eliminar a River y Argentinos Juniors.

Y ayer el equipo de Paolo Montero revirtió heroicamente un resultado adverso -también en el estadio de Instituto-, perdiendo 0-2 tras los primeros 45 minutos y con un jugador menos desde los 20 segundos de juego. Alta Córdoba, un lugar que a Central le sienta bien.