Superliga 2017/18: flojo semestre con premio al final

La Superliga Argentina de Fútbol llegó para quedarse, pero en su primera edición la campaña de Rosario Central viene siendo para el olvido. Apenas 11 puntos de 33 disputados dejan en evidencia el mal momento del Canalla en el torneo local, donde gracias a Leo Fernández que asumió interinamente y ganó los últimos tres partidos se pudo salir del último puesto de la tabla.

Claro, esas tres victorias dejaron al equipo a cuatro puntos de la clasificación a la Copa Sudamericana 2019. Pero teniendo en cuenta las expectativas puestas al comienzo de la temporada y repasando el camino de Rosario Central durante la primera parte de la Superliga con Paolo Montero al mando, la realidad dista mucho de cumplir con esas aspiraciones.

Los milagros en la Copa Argentina 2017 eran lo único que mantenían al uruguayo en el cargo, ya que en el ámbito doméstico el equipo era anárquico, con un retroceso que invitaba al rival a contragolpear y llevarse un premio fácil, tal como sucedió con Banfield y Argentinos, que vinieron al Gigante e hicieron lo que quisieron. Un equipo sin ideas, con jugadores en un nivel muy bajo. De tal modo que el ciclo de Montero terminó sin victorias en la Superliga, acumulando 13 partidos sin sumar de a tres, 5 del torneo anterior y 8 en la actual edición.

El debut fue el 26 de agosto en cancha de Colón, tal vez uno de los pocos partidos en donde el Rosario Central de Paolo mereció quedarse con la victoria por haber sido superior al rival. Sin embargo, a tres minutos del final el Sabalero marcó el 1-1 definitivo. Luego llegaron los empates frente a San Lorenzo (0-0) y Temperley (1-1), seguidos por un triplete de derrotas que de la manera en la que se dieron ni la Copa Argentina hubiese salvado a un entrenador como sucedió con Montero. Banfield se hizo un festín en el Gigante y goleó 4-0, San Martín festejó en San Juan con el 3-1 y Argentinos Juniors se despachó a domicilio también 3-1. El ciclo de Montero en la Superliga terminó con un empate en cancha de Tigre y la derrota por la mínima diferencia ante Atlético Tucumán en Rosario, con quien luego el Canalla perdería en semifinales de Copa Argentina por penales.

Y el fierro caliente lo agarró Leo Fernández, un hombre de la casa, que pidió los últimos cuatro partidos para dirigir y ser evaluado, con la ilusión de ser ratificado en el cargo para el 2018. La postergación del encuentro contra Independiente le dio tres fechas para demostrar que estaba capacitado para ser el DT del plantel de Primera, y vaya que lo hizo. Consiguió el primer triunfo en el torneo con el 1-0 sobre Talleres en Córdoba, le ganó al puntero Boca con un despliegue físico del equipo impresionante y el clásico fue una vez más para el único campeón internacional de Rosario.

Tres de tres. Fue suficiente. Hubo ratificación y Leo fue confirmado para seguir dirigiendo el año próximo, donde tendrá como objetivo recuperar terreno en la Superliga para clasificar a una copa internacional, además de disputar la Sudamericana 2018 y una nueva edición de Copa Argentina.

A continuación algunos números que dejó la primera parte de la Superliga para Rosario Central:

🔹Resultados


🔹 Goleadores

🔹 Datos extra

 


🔹 Posiciones y promedios