Simpleza, eficacia y ratificación para Leo Fernández

Tras la renuncia de Paolo Montero luego de perder frente a Atlético Tucumán en semifinales de Copa Argentina, Leonardo Fernández se hizo cargo interinamente del timón con el objetivo de encarrilar un barco en sólo tres fechas, expectante de poder ser ratificado en el cargo para el 2018. Humilde, luchándola desde abajo, sin procurar inventar cosas en el campo de juego, fue simple y eficaz, 9 de 9, incluyendo el clásico.

Las victorias contra Talleres en Córdoba, Boca y Newell’s en el Gigante, le dieron a Leo la oportunidad de su vida, con la que tanto soñó. Se ganó el puesto y los dirigentes le ofrecieron el cargo para ser el entrenador del primer equipo hasta diciembre del 2018. Fue cuestión de una charla para ponerse de acuerdo en cómo encarar la situación y rápidamente fue anunciado oficialmente como el nuevo DT del Canalla.

Con un gran paso por las divisiones inferiores, Reserva y campeón de la Copa Santa Fe 2017 con los juveniles, Fernández ahora tendrá la responsabilidad de que el equipo recupere terreno en la Superliga, con el aliciente extra de que disputará la Copa Sudamericana, más allá de que antes del Mundial sólo jugará la Primera Fase contra San Pablo. Pero lo importante es que cuenta con el masivo apoyo del hincha, que sin oír declaraciones tribuneras y consciente de que Leo sabe en el lugar que está, lo que eso significa y las ganas que demuestra de triunfar en el club de sus amores, puso las fichas en un técnico de la casa, que sabe más que nadie lo que representa Rosario Central.

Durante las tres fechas que dirigió de manera interina, enseguida se pudieron ver los principales cambios con respecto a la era Montero. Para Leonardo el arquero titular es y será Jeremías Ledesma, la defensa saldrá de memoria con Ferrari, Tobio, Martínez y Fernández (Parot peleará el puesto), en el mediocampo con la llegada de Ortigoza habrá que ver si Maxi González conformará el doble cinco o llega un refuerzo en esa zona, mientras que por las bandas Carrizo y Camacho son inamovibles, al igual que Ruben y Zampedri arriba.

Si bien se especuló con la llegada de un enganche, el arribo de Ortigoza descartó esa posibilidad, ya que para Fernández lo ideal es jugar con dos puntas arriba, por lo que el ex San Lorenzo estará acompañado por un mediocampista más de marca. Son los primeros movimientos tácticos de un técnico que tendrá una pretemporada más corta que el resto ya que jugará el partido postergado con Independiente antes de que se reinicie el torneo, pero que podrá plasmar todas sus ideas con mayor enfoque en cada jugador y en el sistema. Manos a la obra.