Sigue sumando

Central volvió a ganar y sumó 13 de los últimos 18 puntos en juego.

Uruguay protagonista. No sólo el DT, el goleador del equipo también es Charrúa.

Central empezó ganando con gol de Camacho a los 14′ del PT y tuvo dominada esa etapa del juego. Si Teo y Ruben hubiesen estado más finos, se iban al vestuario con más diferencia. En el complemento, Temperley hizo sentir la localía atacando con alma y vida. Aunque sin muchos argumentos técnicos, pudo llegar al empate. Cinco minutos más tarde, el capitán N°9 auriazul, paró de pecho la pelota, la dejó picar y la mandó adentro con un derechazo.

Esa rápida reacción dejó atónitos a los celestes. Estaban decididos a sacar un resultado positivo, que sume, pero los de Montero volvieron a protagonizar una gran producción. Supieron defender, tocar en el medio, generar situaciones y marcar goles.

Teo no tuvo un gran partido, pero tuvo destellos de calidad. Hizo pases difíciles y productivos, que sus destinatarios no supieron aprovechar. Ferrari tuvo en sus pies varias terminaciones que pudieron haber sido peligrosas, pero el 4 no pudo darle la fuerza ni la dirección que el compañero necesitaba.

Pinola y Leguizamón cumplieron una buena tarea como zaga defensiva. El medio y la delantera de Temperley centraron a más no poder. Pero los zagueros de Montero despejaron casi todas. Una de las únicas que no pudieron, fue el gol de los gasoleros.

Cada vez, por más períodos de tiempo, este equipo se parece a ese Central de Coudet que supo enamorar a todo el país. Cada vez, sus engranajes están más aceitados y logran un funcionamiento más dinámico. Cada vez le llega más la pelota a los de arriba. Cada vez le llegan menos a Rodríguez. Cada vez, Central juega mejor.

Ahora se vienen partidos difíciles: Gimnasia y Aldosivi de local, San Lorenzo y el Clásico en condición de visitante. Los objetivos del equipo de Montero de acá al final del campeonato, son Clasificar a la Copa Sudamericana 2018 y ganarle a Ñuls. Si sigue por este camino de crecimiento, puede llegar a las dos metas tranquilamente.

Por Charco