Rosario Central se quedó con otro clásico rosarino

El clásico de la ciudad se vistió de azul y amarillo, con goles de Carrizo, Ruben y Herrera Rosario Central se impuso 3-1 como visitante frente a Nob. 

Otro clásico rosarino que pasa a la historia y que tiene a Rosario Central como protagonista, como viene sucediendo en los últimos años. El equipo de Arroyito volvió a pisar fuerte en el Coloso y derrotó a su acérrimo rival 3-1 con goles de Federico Carrizo, Marco Ruben y Germán Herrera, un escenario en el cual no conoce la derrota desde el Apertura 2008.

La tromba con la que empezó el partido Nob duró apenas unos minutos, claro que en ese pequeño lapso los corazones auriazules se aceleraron cuando Formica avanzó cómodamente por el carril izquierdo, ingresó al área y entre un remate al arco y centro al medio encontró a Amoroso que de no ser por el rápido reflejo de Hernán Menosse para despejar la pelota al córner, se podría estar hablando de otra cosa.

Pero enseguida el partido se jugó como lo quiso Central y como lo planteó Paolo Montero, dejando que la posesión fuese del local, presionando en todo momento y agazapado para salir y golpear de contra. Si bien el Canalla no lucía mantenía su libreto a la perfección, cuando había que cortar la jugada con un foul se cortaba, cuando había que acelerar se aceleraba y cuando había que hacer una pausa, se la hacía. El equipo entendió el mensaje del DT y lo llevó a cabo, entendiendo y sabiendo que era primordial mantener el orden atrás y que las chances iban a llegar, y así fue, porque a los 9 minutos una mala salida de Nob y una buena presión de Camacho derivó en una gran definición de Carrizo para poner el 1-0. 

Si bien se esperaba una reacción del rival ante la desventaja, el Canalla siempre fue superior en todos los aspectos y tenía el encuentro dominado, y ni hablar cuando a los 30 minutos Colman recibió tras un córner corto y con un guante en los pies buscó la cabeza de Marco Ruben, que con un testazo a lo Aldo Poy aumentó el marcador y puso el 2-0. 

Y de la misma manera se presentó el segundo tiempo, con un Nob sin ideas para vulnerar a un Central que contó con una zaga segura, un Menosse que fue muy cuestionado no solo por su titularidad en un partido tan importante sino que además en una posición inusual para él, con un Musto amo y señor del mediocampo auriazul, con buena movilidad en los volantes por las bandas, la jerarquía y experiencia de Teo Gutiérrez en esta clase de encuentros y la cuota goleadora de un Ruben cada vez más gigante, alcanzo la cifra de Juan Antonio Pizzi (72 goles) en la tabla de máximos goleadores.

Sobre el final una dura e innecesaria infracción de Leguizamón dejó al equipo con un jugador menos y Formica descontó a los 43 minutos, pero la alegría les duró poco ya que 2′ más tarde Ferrari habilitó a Germán Herrera, que ganándole la espalda a Moiraghi quedó cara a cara con Pocrnjic y decretó el 3-1 final, despertando la bronca en los gélidos que decidieron suspender el partido antes de tiempo arrojando un proyectil que impactó en el juez de línea, fiel a la historia de la gente del Parque.

De esta manera Rosario Central se quedó con una gra victoria, en lo anímico por lo que significa ganar un clásico, pero también en lo numérico ya que llegó a los 37 puntos, sigue en zona de clasificación a la próxima Sudamericana y le dio a Paolo Montero un crédito y un respaldo importante de cara a lo que viene. Como siempre, la ciudad está en orden.

RESUMEN