River rompe códigos por Salazar

A pesar de que la CD Canaya declaró intransferibles a sus jugadores en el día de ayer, la dirigencia millonaria va a abonar la cláusula de rescisión.

Tiene contrato hasta junio de 2018.
Tiene contrato hasta junio de 2018.

En las reuniones de AFA que se vienen dando, surgieron varios encontronazos de dirigentes canayas y millonarios. En uno de ellos, por ejemplo el de hace aproximadamente 15 días atrás, Carloni le dijo “Basta” a D’onofrio: “Rechazamos cuatro ofertas por Montoya y tres por Salazar porque no los queremos vender” le manifestó el vicepresidente de Central al mandamás de River.

Tras la ida de Mercado al Monterrey, River volvió a insistir por Salazar y la CD pidió US$ 3 millones + 50% del pase de Mayada + 1 año a préstamo de Bertolo. Los de Nuñez rechazaron y se fueron. Sus páginas partidarias se rieron de la situación y entre risas burlonas dieron a entender que Central pidió cualquier cosa.

Central decía no, no y no. Los medios de Buenos Aires seguían sosteniendo que Salazar iba a jugar en River diga lo que diga la dirigencia de la institución rosarina.

La Cláusula de rescisión

La cláusula es una disposición de contrato que expresa alguna condición. Cada jugador, si lo dispone, tiene en su contrato una cláusula de rescisión por un monto. Si aparece otro club con esa plata y se lo quiere llevar, está todo bien, todo legal, puede.

Lo que pasa es que nunca se utilizó dicha disposición entre transacciones de equipos del fútbol argentino. Si Central u otro club dice que no vende a sus jugadores porque los necesita, nobleza obliga, que los clubes del país no sigan insistiendo por ellos.

La cláusula está también, para no coartarle la libertad a un jugador de irse al exterior. Si vienen por un joven promesa, y el club argentino dueño de su pase pide una cifra irrisoria, está la cláusula, que sería en este caso de un valor menor, y así el club europeo de primera línea (por ejemplo), podría comprarlo.

¿Qué hizo River?

Tras la negativa de Central por los 3 millones que ofrecieron principalmente, y tras negarse ellos por lo que pidió la CD Canaya; dijeron, ¿Ah si!? Salazar va a jugar igual, porque nosotros tenemos plata y somos poderosos.

Fueron y arreglaron con el jugador y con su representante (Luraschi) lo que iba a ganar. Si Central se niega a pasarle el número de cuenta bancaria, River le transferirá el valor de la cláusula (3,1 millones de dólares aprox.) a la AFA y la misma a Central.

Salazar hoy abandonó la concentración. Además del juego sucio de River, que fue a por todas derribando cualquier barrera ética, está la aceptación del jugador, y obviamente, de su representante.

Cefaratti, se expresó en el programa Un Buen Momento de Radio La Red: “si lo que buscamos en estas reuniones de AFA es renovar la institución, y curar todo el daño que han echo, con esto que hace River estamos yendo en contramano”.

Por Charco.