Radiografía de un animal del gol

Marco Gastón Ruben: nacido un 29 de Octubre de 1986, 29 años, 1.78 metros, 75 kilos, centrodelantero de área. Debutó con la casaca de Rosario Central el 25 de agosto de 2004 ante Quilmes en un partido válido por el Torneo Apertura. Vistió además las camisetas de River Plate, Recreativo de Huelva, Villareal, Dinamo Kiev, Evián Thonon Gaillard y Tigres.

ROSARIO CENTRAL - RIVER PLATE

Desde que volvió a Rosario Central, el artillero auriazul convirtió 33 goles en 46 partidos. Es dueño de un envidiable promedio de gol que se ubica en 0.71 goles por partido. Pero lo más importante es que no sólo entrega goles porque complementa su juego con un sacrificio y una jerarquía notable para cualquier jugador del fútbol local. Su despliegue físico es un dato a tener en cuenta a la hora de aguantar a los defensas rivales y poder distribuir el juego a los volantes ofensivos o a su acompañante de dupla.

Ruben en éste 2016 lleva 9 goles convertidos, 5 son por Torneo Local y los 4 restantes en Copa Libertadores. Su primer gol vino el 14 de Febrero. En el clásico rosarino el canalla vencía 1-0, pero sobre la hora un pase filtrado de Colman lo encuentra a Marco mano a mano con el arquero rival y éste ensaya una exquisita definición sobre la humanidad de Unsaín y decreta el dos a cero final con un gol de alta factura.

Luego, en Santa Fe, convertiría un doblete ante Colón. El primero fue un auténtico golazo tras una cesión de Lo Celso y posterior zapatazo desde afuera del área que colgó del ángulo defendido por Broun para estirar las ventajas del auriazul. El segundo gol en su marca personal fue desde los 12 pasos, tocando con clase al palo contrario de donde fue el arquero y poner cifras definitivas.

El centrodelantero debió esperar a enfrentar en el Gigante a River de Uruguay. En el encuentro válido por la Copa Libertadores, Marco se despachó con un hattrick demostrando toda su capacidad goleadora. En el primero capturaría un rebote en las puertas del área chica para abrir el marcador. En el segundo de su cuenta personal, tomaría un desvío del remate de Colman para estirarsela al arquero y definir con el arco sólo. El último gol sería pura viveza de Ruben que vio al arquero mal colocado y le envió un disparo de casi 40 metros para hundirla en el fondo de la red y decretar el 4-1 final.

En la Fecha 8 volvería a marcar por el Torneo Local. Recibió un pase filtrado de Lo Celso y definió veloz de derecha ante la infructuosa salida del portero rival de Sarmiento de Junín para hacer estallar a la parcialidad canalla.

Ante Olimpo volvería a marcar, en un partido bajo la lluvia y en Bahía Blanca que había sido muy complicado para el canalla. Pasando los 30 minutos de la segunda etapa, Lo Celso envió un centro y Ruben metió un cabezazo ajustado para clavarla al palo más lejano y lograr el empate que le permitió a Central rescatar aunque sea un punto en su expedición fuera de casa.

En el último partido disputado por el canalla, Ruben volvió a convertir. Ante el Palmeiras y en el Gigante de Arroyito cambió penal por gol para poner en ventaja parcialmente al equipo. Una definición justa y rasante para minimizar el riesgo de que el arquero pueda desviarla o contener su remate.