Problema central, ya no puede volver a errar

La zaga central es el punto neuralgico en cualquier equipo de fútbol, pero en Rosario Central parece ser el punto más endeble. En los papeles tenemos a un José Leguizamón como número fijo en defensa pero, ¿quién será su compañero?

Si bien el paraguayo no ha deslumbrado y ha cometido varias imprecisiones a lo largo del pasado torneo, es quien tiene la confianza de Montero y se espera que levante su nivel. Pero lo que preocupa ahora es que su compañero es una incógnita. Renzo Alfani y Fernando Alarcón aparecen en la cantera canalla, con escaso rodaje por ahora parecen más una alternativa en caso de necesidad que una realidad. El otro es Marcelo Ortiz, defensor de 23 años recién llegado de Boca Unidos que es considerado una apuesta por el cuerpo técnico. Sin poder realizar una análisis pormenorizado de su rendimiento, los más de 100 partidos en primera son sus credenciales a la hora de pelear por un puesto.

Pero ahora llegamos al punto en dónde Central no puede volver a errar. Se busca un zaguero de jerarquía que cubra la importante baja de Javier Pinola. Un defensor con experiencia, rodaje y voz de mando no abunda en el mercado y los tiempos se acortan cada vez más. La CD del canalla analiza cuidadosamente junto al mánager Cetto y al Cuerpo Técnico los nombres a los que apuntarán.

Marco Torsiglieri, Dylan Gissi, Esteban Burgos, Jonathan Ferrari son muestras cabales de que no se puede volver a fallar en el mercado de pases y menos en esta posición. Central necesita con urgencia un defensor central que le otorgue seguridad a la última línea y no hay margen para el error. Todavía queda en la retina de los canallas los bloopers de Gissi-Torsiglieri en la última final de la Copa Argentina.