Perdió y se alejó

Rosario Central volvió a perder y sacó solo un punto de los últimos nueve que disputó. Empezó ganando, pero el juego ofensivo mermó y San Lorenzo lo dio vuelta.

marco

Empezó mucho mejor, con más impronta, con liderazgo, pero después del primer gol y de un par de aproximaciones más, San Lorenzo pudo empezar a superar. Caruzzo quedó solo en el segundo palo y una pelota de centro de Cerutti lo encontró para que el defensor ponga el empate.

Las jugadas iniciales de Cervi y Lo Celso hicieron parecer que Central estaba muy bien, pero con el paso de los minutos los ataques empezaron a desaparecer. San Lorenzo fue llevado, por el mal de su visita, por el aliento de su gente y por los mini errores de Echenique, a crecer cada vez más.

Los ataques del cuervo no tenían mucho fundamento, pero estaban cargados de ganas y deseo de victoria. En una jugada de aproximación, y después de rebotes al estilo flipper en el área de Sosa, la pelota le quedó a Mussis, la recibió fuera del área, la levantó para volea y con vehemencia la mandó al fondo de la red.

El equipo de Guede tuvo todo bajo control en la segunda etapa. Central no pudo lastimarlo nunca ni generar situaciones de gol. Acompañado a ese orden defensivo, se notó el cansancio y la merma de potencia física en los dirigidos de Coudet. Chacho empezó a mover el banco y lo mandó a Herrera adentro por José Luis Fernández, pero el chaqueño tuvo una pobre actuación.

En el segundo cambio intentó inyectar más juego en el medio con la puesta en campo de Pablo Becker en el lugar de Walter Montoya. El jugador de Los Quirquinchos no tuvo un gran desempeño y nada pudo cambiar. Agotó variantes cuando Aguirre ingresó a ocupar el lateral izquierdo que antes estaba a cargo de Villagra.

Defensivamente Central tuvo a un gran Pablo Álvarez, que hizo cortes providenciales para que la valla de Sosa no caiga. Donatti tuvo un partido aceptable, pero Salazar y Villagra fueron superados por los atacantes rivales. Otra vez se cometió un error por toma de marcas, por eso Caruzzo cabeceó en soledad para tatuar el primer gol.

En el segundo tanto el Ciclón contó con un tanto de fortuna porque la pelota le cayó a Mussis. Pero el ex Gimnasia se encargó del 90% del gol. Central fue de mayor a muy menor. Empezó con toda la impronta, pero se desinfló por completo. Para un nuevo empate le faltó la velocidad y el cambio de ritmo que tuvo Cervi en la primera parte.

Lo Celso estuvo casi ausente. Como pocas veces ha pasado, no pudo conducir el ataque de su equipo, y cuando Cervi dejó de hacerlo, Ruben quedó desconectado del resto. San Lorenzo se quedó con un duelo muy decisivo para lo que queda de campeonato. Central todavía tiene chances, pero sus competidores logran sacar mejores resultados y por ende sepultar cada vez más al equipo del Chacho.

Por: Franco Vidal