Paolo sin pena Montero ni gloria

En diciembre de 2016 Rosario Central buscaba un DT que rearme y revitalice al equipo. Se manejaron varios nombres pero Paolo Montero fue el elegido.

Quienes fueron candidatos a ocupar el lugar que había dejado Coudet, eran totalmente ajenos al club. Eduardo Domínguez y Gustavo Matosas eran otras alternativas que seducían. Lo que sucedía era que el uruguayo se encontraba trabajando en Colón. La Comisión Directiva de Rosario Central se jugó un pleno y fue a por todas por el ex defensor de la Juventus.

Empezó mal la historia: los dirigentes canallas, que se quejaron por todos los medios que River nos había ‘robado’ jugadores, cuando tuvieron la necesidad fueron a buscar al DT de Colón. Injustificable actitud por donde se la mire, además que fueron a por un técnico totalmente inexperto.

Así como a River no le rindió ninguno de los jugadores que nos sacó por atrás, a nosotros no nos rindió Paolo Montero. Metió una buena seguidilla de partidos pero esta última mitad de año tiró todo por la borda. Su equipo perdió muchos partidos porque jugó un fútbol horrible y la defensa fue totalmente vulnerable.

Un capricho que le costó caro al club

Montero encegueció con el ‘Ruso’ Rodríguez, la Comisión lo apoyó y le compró la mitad del pase al arquero por una cifra cercana a los 700 mil dólares. Pocos meses después ya le buscan club de salida.

Además de Rodríguez, pidió a Leguizamón y a Ortíz. Dos zagueros muy flojos que pocas veces rindieron a la altura de la camiseta de Rosario Central. De esos dos, el paraguayo fue el que más jugó -y el que más errores tuvo-. Ortíz jugó poco y en estos momentos se encuentra recuperándose de una lesión.

La ’10’ a Colman

Otro gran error fue no traer un creador de juego y depositar su confianza en Gustavo Colman. Le dio la camiseta N° 10, con todo lo que eso significa. Lo puso de titular en varios encuentros y el ex Trabzonspor demostró que está en muy bajo nivel. Otro que quedó en la nada: de tener la ’10’ y hasta la cinta de capitán, hoy no es más jugador de Rosario Central.

El uruguayo Santiago Romero también fue solicitado por Montero. Vino a préstamo desde Nacional de Uruguay con expectativas de ser un jugador de mucha ‘garra’. Tuvo sus oportunidades desde el comienzo y no pudo demostrar que está para jugar en Central. Hoy se negocia su vuelta al ‘Bolso’ seis meses antes de lo previsto.

La Copa Argentina lo mantuvo en el cargo

En la Superliga sus dirigidos daban vergüenza y estaban muy abajo en la tabla de posiciones. Fin de semana a fin de semana el equipo empeoraba. Rosario Central sufrió 7 goles en contra en dos partidos seguidos como local y de visitante tampoco ganaba.

Él se ponía como límite el próximo partido de Copa Argentina. Le ganó a Boca y se puso como como ‘partido bisagra’ al de Godoy Cruz. Ganó con mucha suerte y ya se tiró a la semifinal. Total, la Superliga no importaba. Además, el equipo era igual de malo en un torneo que en el otro, sólo que en la Copa corríamos con algo de suerte y con el amor propio de los jugadores.

El partido ante Atlético Tucumán se pudo haber ganado en los 90′ pero no, a penales. Allí tiramos la última esperanza de este 2017. Pero no hay mal que por bien no venga: de una vez por todas se fue el ajeno y llegó el propio.

Leo Fernández agarró a un equipo totalmente destruido, logró tres victorias consecutivas, le devolvió la confianza a los jugadores y a los hinchas y nos sacó del fondo de la tabla para terminar este año con una sonrisa.

‘Logritos’ en el haber

Aunque sea costumbre, siempre sirve para aplastarlos un poco más y para que se les grabe mejor la gran verdad. Los dirigidos por Paolo se plantaron en el chiquero y obtuvieron un 3-1 inolvidable con abandono incluido.

Donde hubo fuego, cenizas quedan: en el último semestre de la temporada pasada, Paolo levantó mucho al equipo de donde lo había dejado Coudet. Esos puntos sirvieron para quedar en la 12º posición de la tabla acumulada 2016/17, a un paso de la Copa Sudamericana 2018. Independiente salió campeón del certamen internacional de este año y le estiró la mano al Guerrero para meterlo adentro del próximo.

1 pensamiento en “Paolo sin pena Montero ni gloria”

Los comentarios están cerrados.