“No es muy normal ganar tantos clásicos”

Es la máxima autoridad dentro del vestuario. Su imagen es respetada en el ámbito nacional por el prolijo recorrido que tiene bajo sus botines. Paulo Ferrari es mucho más que el capitán de Central. Este año evidenció diversos momentos. Algunos buenos. Otros no tanto. Y mientras disfruta de las vacaciones no tuvo empacho en charlar con Ovación. Todo lo contrario. Aceptó la propuesta sin dudar. Hizo una especie de balance antes de despedir este 2017. “Este año nos pasó un poco de todo, es verdad”, respondió el defensor de entrada. Luego fue analizando las diferentes etapas que atravesó en estos meses. Ponderó el trabajo y calidad humana de Paolo Montero. También aseguró que Leo Fernández “es un hombre de la casa que conoce el club muy bien”. Habló de los nuevos desafíos. Pero en cierto pasaje se mostró más que alegre. Fue cuando hizo eje en la abrumadora racha ganadora ante Newell’s. “No es muy normal ganar tantos clásicos”, confesó el lateral antes de acortar que “hay que disfrutar esta racha porque es atípica”.

¿Ya hiciste el balance del año?

En realidad uno siempre está evaluando lo que hace y las cosas que se hacen. Con respecto al año, si tomamos desde que asumió Paolo (Montero), se divide en dos etapas. El primer semestre fue muy bueno. Se lograron muchos puntos y pudimos reposicionar a Central en la tabla, que era lo que realmente queríamos a nivel colectivo. De hecho, esa campaña hizo que hoy en día podamos estar en la Copa Sudamericana pese a que Independiente liberó el cupo al salir campeón de la reciente edición. Pero si no hacíamos esa gran temporada, hoy no estaríamos hablando de que el año que viene jugaremos un nuevo torneo internacional. Mientras que el segundo período no nos fue como queríamos. Como lo habíamos planificado. Sea en la Superliga como en la Copa Argentina, más allá que merecíamos haber jugado la final, ya que la eliminación ante Atlético en las semifinales fue muy injusta. Por lo tanto, no haber alcanzado la final fue un objetivo no cumplido. A eso le sumo que derivó en la partida de Montero. Y con Leo (Fernández) luego se pudo remontar y terminamos el año con otro semblante. Sobre todo porque ganamos los tres partidos que jugamos, de los cuales se destacan Boca y Newell’s, con todo lo que significa para nosotros y para todos los hinchas de Central obtener el clásico.

¿Coincidís con que en este último semestre arrancaron con una marcada ilusión y en cierto punto hubo desazón e incertidumbre cuando se cortó el ciclo de Montero?

Sí, fue realmente así. Teníamos mucha ilusión en la Copa Argentina. Veíamos que avanzábamos, habíamos eliminado a Boca, que venía bien, puntero del campeonato e invicto, y sin embargo Central lo dejó afuera de buena manera. Estábamos muy ilusionados. Pero contra los tucumanos (Atlético) nos pasó de todo. Jugamos bien, aunque nos erramos muchos goles esa noche en Formosa. El fútbol es así, tiene estas cosas y haber perdido en la definición por penales hizo que terminara el ciclo de Paolo, un técnico que a su vez demostró ser muy importante y que laburaba muy bien.

Se ve que con Paolo se sentían realmente cómodos porque cada vez que uno de los jugadores puede, destaca la calidad humana y profesional del cuerpo técnico que se fue.

Es que realmente era así. Se trabaja muy bien desde todo punto de vista. Por eso es que nos dolió tanto su partida. Lamentablemente cuando los resultados no se dan, el fusible es el entrenador.

¿Cómo tomaron la llegada de Leo Fernández, que días atrás fue ratificado en el cargo?

Muy bien porque ya habíamos estado el año pasado con él cuando nos dirigió en Córdoba contra Belgrano. Es un hombre de la casa y tuvo una gran temporada con la reserva. Agarró el equipo en un momento muy difícil y siempre buscó lo mejor para todos. Gracias a Dios ganamos los tres partidos que jugamos y eso también nos generó mucha alegría.

¿Pensás que por ser un hombre del riñón del club le costó menos la adaptación y por eso se revirtió la imagen rápido?

No sé si eso fue lo determinante. Sí sabemos que por ser del club, de conocer a los jugadores porque hace mucho tiempo que está en Central y de saber cómo piensa el hincha, se le facilitaron muchísimo las cosas.

¿Qué tiene Fernández con respecto a otros entrenadores, ya que es como que en poco tiempo potenció muchas cosas que ni Coudet ni Montero lograron hacer?

Leo es una persona que conoce muy bien al club. A eso le sumó que trata de ser simple cuando nos dice las cosas, y eso a veces es lo más difícil de lograr. Transmite todo lo que siente y se nota que hace mucho que está en Central. Y eso es algo muy importante también que tiene. Conoce todo para abajo.

¿No suena algo ilógico cuando se dice que lo que más cuesta es hacer simple las cosas sencillas?

Y, sí. Pero es así. Aunque lo más importante es tratar de estar bien y conformar un buen equipo y clima de trabajo. Por suerte eso lo tenemos en el club.

¿El espaldarazo que tuvieron como equipo fue contra Boca o en el clásico que ganaron?

Pienso que los dos partidos fueron realmente muy importantes. Lógico que lo del clásico genera más cosas por lo que representa en esta ciudad este desafío. Es el partido que el hincha quiere ganar sí o sí. Pero gracias a Dios, últimamente le venimos dando muchas alegrías en ese sentido. Por eso es que también estamos muy contentos. Aunque un poco sorprendidos además porque no es muy normal ganar tantos clásicos seguidos.

¿Se puede decir que les agarraron la mano a los clásicos, ya que de los últimos diez ganaron siete, empataron dos y perdieron uno?

Nosotros sentimos este partido de una manera muy especial. Sabemos lo que significa jugar esta clase de encuentros. Sabemos que es muy importante para el hincha y para el club. No sé si le agarramos la mano porque es difícil asegurarlo, pero sí sabemos que conseguimos muy buenos resultados en este último tiempo. Es como algo atípico, incluso porque creo que nunca se consiguió en la ciudad tantas victorias en un clásico en tan poco tiempo. Por eso es que hay que disfrutarlo.

¿Lo disfrutás más también por lo que representa a esta altura de tu carrera?

Sí, ni hablar. Pero a la vez, jugar el clásico hace que lo sientas y vivas de una manera especial, diferente.

¿Qué se viene entonces desde enero para ustedes porque seguro no habrá clásico hasta después de agosto?

Nosotros tenemos la responsabilidad y obligación de sumar muchos puntos una vez que se reinicie la Superliga. No estamos cómodos en el lugar de la tabla que tenemos hoy en día. Tenemos equipo para estar arriba. De eso no tengo dudas. Además buscaremos clasificar a alguna copa internacional. De hecho, ese será uno de los objetivos a nivel grupal. Queremos sumar muchos puntos.

¿Siguen doliendo con la misma intensidad los puntos que dejaron en el camino?

Duelen, pero hay que saber reponerse. Hay que mirar hacia adelante. A ninguno de nosotros nos gusta ver los puntos que no pudimos obtener. Pero hay que ser optimista y saber que Central tiene un buen plantel y hará todo lo que esté al alcance para terminar en el campeonato local lo más arriba posible. Y si puede ser entrando a otra Copa, mejor aún.

¿Ya que hablás de copa, qué pensás del rival que les tocó en la Sudamericana?

San Pablo es un equipo muy popular y todos sabemos lo que representa en esta parte del continente. A priori es uno de los más duros que tiene esta Copa. Pero a la vez, nosotros también somos muy importantes y difícil para cualquier rival. No tengo dudas de que será un lindo encuentro. Una llave interesante diría.

¿Qué pasó por tu mente cuando viste que les tocó San Pablo?

Nada en especial porque en un torneo internacional te puede tocar cualquiera. Valoro a todos los clubes que juegan un torneo internacional. Si están ahí, por algo será. Por eso cuando vi que nos tocaba San Pablo no me sorprendió.

¿Coincidís con Mauro Cetto, quien argumentó que podía ser tranquilamente la final del torneo?

Sin dudas, pero ahora habrá que jugar al principio de la llave. Habrá que prepararse muy bien porque nos espera un lindo semestre. Ojalá que estemos bien.

¿Y cómo estás en lo personal?

Muy bien porque terminamos el año mejor parados. Ganamos partidos muy difíciles e importantes. Ahora tengo ganas de empezar nuevos desafíos.

Se ve que tenés cuerda para rato, pese a que no es normal que haya jugadores de 35 años en buen nivel.

Me siento bien, esa es la verdad. Hago cosas para estar al altísimo nivel de exigencia que requiere el fútbol argentino, que es muy competitivo. Sin embargo, lo mío es semestre a semestre, es así. Pero más allá de eso, tengo muchísimas ganas de seguir. Luego se verá hasta cuándo. Lo más importante de todo es Central. Por eso hay que saber dar todo desde el lugar que te toque. Por ahí te toca jugar y otras verlo de afuera, pero hay que tener en claro que el club está por encima de todo.

¿Qué mensaje le dejarías al hincha, que sigue esperando poder coronar una campaña?

Ellos siempre están. Desde ese punto de vista todo el mundo sabe lo que es y cómo siente el hincha de Central. Lo único que pretendemos es arrancar el año que viene como lo terminamos ahora, es decir, ganando. Tenemos muchas expectativas e ilusión de hacer las cosas que vienen muy bien.

Por: Ovación