Las Sociedades Anónimas y Central como frontera

Tiempo atrás, Raúl Broglia (nuestro presidente,  y digo nuestro porque fue votado por la mayoría de los Socios, como debe ser y no impuesto por el tamaño de la billetera), declaró: “El Gobierno Nacional quiere que los clubes se transformen en Sociedades Anónimas, yo por convicción, no acepto.” Y vamos más allá porque Central, el año pasado, aprobó el nuevo estatuto que reivindica su estatus de Asociación Civil en su esencia rechazando cualquier transformación a Sociedad Anónima Deportiva. Entendemos que la discusión es larga y aquí intentamos darla o, al menos, darle un envión. InfoCanaya es un medio partidario con muchos integrantes y cada uno tiene su ideología, por lo que la pluralidad es un aspecto esencial de esto. Sin embargo, todos coincidimos en el rechazo a las S.A.D porque amamos al fútbol y lo que es más importante, amamos a nuestro Rosario Central.

No es nuestra intención recurrir a los argumentos que se caen de maduro, tenemos múltiples ejemplos en Europa. Vimos caer a equipos enteros en la bancarrota, al no ser rentables, han desaparecido de las competiciones, quedando sólo en el recuerdo de sus hinchas y de los libros de estadísticas. Todo el tiempo observamos noticias acerca de estas desapariciones, es más, mientras escribimos éstas líneas el Twitter Oficial del Club Deportivo Díter Zafra (Cuarta categoría del Fútbol Español) está anunciando su final de existencia tras 87 años. Y no sólo le pasa a equipos chicos, vimos caer a equipos conocidos y en la actualidad podemos ver a un Valencia peleando el descenso, sumido en la peor crisis de su Historia debido a que lo compró Peter Lim, un multimillonario singapurense que no le importa en lo más mínimo ni el Club, ni sus hinchas, ni su historia.

Alguno de ustedes se imagina su vida sin Central? Alguno puede siquiera animarse a arriesgarse a semejante traición a la historia? No olvidemos cómo estuvo Central cuando fuimos gerenciados, aquellos saqueadores de lo nuestro nos dejaron en la lona. Por si eso fuera poco, una Sociedad Anónima comandando un club de fútbol le haría perder un rol indispensable en la Sociedad, ese rol sociocultural que tantos nos enorgullece de nuestro Central. Ese rol que nos hace ir a Islas, a pueblos, a ayudar a las villas de emergencia, festejar el Día del Niño, las festividades. Ese rol que nos permite ver cada quince días a 300 o 400 chicos con una sonrisa enorme entrando al Gigante de Arroyito a ver un partido del nuestro, ese partido que tal vez nunca podrían ver allí o, al menos, nunca imaginaban.

Ejemplos hay y a mansalva; pero si queres algo más cerca te invito a girar tú cabeza y ver lo que pasa en Chile; esos clubes-empresas que sólo buscan la ganancia para su dueño y poco más. Esa lógica que hasta ha hecho que la gran mayoría de los equipos jueguen con más de la mitad de los Estadios sin gente, porque los hinchas han perdido todo. Y sí, hay más, no quiero aburrirlos pero si remarcarlo. El dueño, el futuro dueño… de dónde vendrá? Será un millonario árabe, un acaudalado chino, un magnate ruso o algún yankee? Qué puede saber un tipo de ahí, es más, qué puede saber cualquiera que no sea canalla lo que somos, nuestra identidad, nuestra pasión?

El Club es de los socios e hinchas, los socios somos dueños de su patrimonio, queremos discutir en Asambleas, queremos reunirnos para mejorar, queremos cumplir el rol sociocultural, queremos confrontar proyectos y dirimirlos en elecciones democráticas. Los Socios queremos que el Club sea nuestro, no de ellos….

La FIFA envió el nuevo estatuto para la Superliga, según este estatuto, “Toda persona jurídica que desee convertirse en miembro de la AFA presentará una solicitud por escrito ante la Secretaria General de la AFA”. Este artículo es un retroceso gigante al Artículo 4 del Estatuto aún vigente que dice: “Son miembros y forman parte de la AFA las instituciones admitidas en su seno como afiliadas, las cuales tienen amplia autonomía económica – financiera, jurídica y funcional, debiendo, para mantenerse como tales, dar cumplimiento expreso a lo establecido en este Estatuto y en los reglamentos, y a las leyes vigentes de aplicaciones en Asociaciones Civiles”.

Sin entrar en un análisis político nacional, debemos notar que Mauricio Macri (con Daniel Angelici y Armando Pérez), lograría su objetivo codicioso de los 90: incluir a las SAD para explotar y exprimir hasta la última gota a nuestro fútbol, nuestros clubes y nuestras pasiones. Su política neoliberal de depredación se instalaría también en este y todo deporte, desconociendo el rol cultural y social de la cual nuestras instituciones forman parte hace más de 100 años. En 2001 fue mi fracaso político más grande. Mi proyecto de crear Sociedades Anónimas Deportivas perdió por paliza en la votación del comité ejecutivo de la AFA, 38 a 1, el único voto a favor fue el mío” declaraba hace un tiempo el hoy presidente de la Argentina. En el siguiente audio, el exvocero de AFA, Cherquis Bialo explica como fue esa votación.

Pero esa no fue la primera vez. “En la mañana del domingo 20 junio de 1993, el clima, ahí, estaba caliente. Habían volado sillas entre los insultos. Mauricio Macri pagaría 15 millones de dólares a Deportivo Español por el plantel, mudaría la localía, pasaría a llamarse Mar del Plata Fútbol Club y contrataría como entrenador a César Menotti. Lo había acordado con el presidente de Deportivo Español, Francisco Ríos Seoane, en una reunión en la Quinta de Olivos con Carlos Menem y Julio Grondona. “Entre gallos y medianoche –dice Luis Tarrío Gómez, actual vicepresidente de Español, presente aquel día–, los socios resistimos. Perdieron la votación casi por unanimidad. O por aclamación”. Ahora está de vuelta, intentando suavizarlo con hacerlo “optativo” para aquellos Clubes que así lo decidan; pero lo de “optativo” termina siendo una puerta de entrada a generalizarlo en todo el fútbol argentino. Dicen que es para sanear los Clubes, pero en España e Inglaterra son sonantes los casos de corrupción y las deudas de esas S.A  llegan a montos muy elevados.

Las Sociedades Anónimas no son la salvación de nuestros problemas financieros. Los gerenciamientos han demostrado que estas son la desaparición del club como tal. Si los dirigentes han llevado a los Clubes a situación económicas graves, pues que paguen por sus actuaciones. Ampliemos las facultades de los Socios para controlar, demos la fuerza necesaria para auditar, para saber que no se están robando nuestro futuro. Muchos dirigentes han saqueado los clubes pero la AFA también colaboró y fomentó eso, la culpa no es de los Clubes ni de sus socios. Que los chanchullos los arreglen ellos y sean responsables de sus desmanejos financieros que ponen en jaque la pasión de millones de argentinos, pero no nos hagan pagar los platos rotos a los socios y a los históricos clubes.

“Lo esencial en el éxito del fútbol no es el balón, ni el jugador, sino la bandera: un factor de identificación pública estrictamente irracional. El fútbol se basa en el clan (los hinchas del club), el templo (el estadio), la guerra (el enemigo es el club del otro barrio, o la otra ciudad, o el otro país) y la eternidad (una camiseta y una bandera cuya tradición, supuestamente gloriosa, heredan sucesivas generaciones). Con el fútbol, uno nunca está solo. El secreto del fútbol está ahí. El fútbol no sólo posee una cultura propia: es cultura. Por encima del gigantismo económico, de las audiencias multitudinarias, de la corrupción y el disparate; por encima incluso de ídolos supremos como Maradona, nuestra historia, individual y colectiva, no puede explicarse sin el fútbol.” Enric González (El País, España, 2008).

CENTRAL ES DE LOS SOCIOS.