Junio, el mes de la renovación.

Llegó el mes de Junio y como siempre comienzan a desfilar nombres que llegarían y que se van. Si bien quedan 4 finales, en donde Rosario Central deberá recolectar la mayor cantidad de puntos para lograr ingresar a la competencia internacional del próximo año, también se va avanzando en la depuración del plantel.

Central ya comienza a rearmar su plantel para el próximo Torneo.

Tal como informamos ayer, se hará uso de la cláusula contractual que le permite adquirir la totalidad del pase de Washigton Camacho. El jugador quiere continuar en el Club así que sólo es cuestión de seguir los pasos indicados.

El caso del arquero es un poco más complicado. Todas las partes quieren que Diego Rodríguez siga siendo parte del elenco canalla, el problema es que la opción de compra era un tanto alta por lo que ahora Central deberá negociar con Independiente una renovación del préstamo o una rebaja en la compra de la ficha.

También es cosa juzgada que se iniciará la ronda de negociaciones con Paulo Ferrari, Gustavo Colman y Germán Herrera para que vuelvan a renovar vínculo con el Club. Lo de Ferrari y Herrera marcha todo sobre ruedas y no habrá mayores inconvenientes. En el caso del volante creativo, está todo acordado pero dependerá de algunos asuntos personales que quiere resolver primero.

En cuánto a Teófilo Gutiérrez será una negociación lenta y calculada. La CD canalla irá analizando el caso en el día a día porque la opción de compra es inaccesible en la actualidad y la renovación de un préstamo asoma complicada con el club luso.

Otros jugadores que finalizan su vínculo y no serán tenidos en cuenta son Esteban Burgos, Dylan Gissi, Cristián Villagra y César Delgado (quienes seguramente se retiren del fútbol), y el caso especial de Mauro Cetto, que como informamos el mes pasado, pasaría a ser el mánager de Rosario Central.

El caso que aún flota en el aire es el de Hernán Menosse, quien volvió a jugar y es tenido en cuenta por Paolo Montero. El uruguayo es la rueda de auxilio para la zona defensiva, ya que demostró versatilidad para ocupar los laterales o su posición natural en la zaga; además al jugador le interesaría continuar en el plantel y su vuelta al ruedo profesional sería un factor que empuja a una renovación. Todavía está en veremos y su caso será analizado con el correr de los partidos restantes.

Lo de Javier Pinola, si bien no representa demasiado peligro ya que su contrato recién finaliza en Junio del próximo año, también se encuentra en negociación para estirar el vínculo con el auriazul.