Los 60 de Miguel

Un 9 de Abril pero de 1956 en Lanús, Buenos Aires, nació quien más tarde sería uno de los directores técnicos con más partidos dirigidos en la historia de Rosario Central.

Polideportivo de Arroyo Seco Practica del plantel de Rosario Central Director Tecnico Miguel Russo. LA CAPITAL/Sergio Toriggino (Rosario - Argentina - Tags: Deportes)

Miguel Russo tuvo cuatro etapas en Rosario Central: dirigió 222 partidos y quedó en el tercer puesto de los que más dirigieron a la primera división. El mérito más grande que logró en la institución es el ascenso que se dio el 19 de mayo de 2013 después de que su equipo superó por 3 a 0 a Gimnasia de Jujuy como visitante.

Al ascenso lo logró en el lapso de su cuarto ciclo, que fue cuando más partidos estuvo dando órdenes desde el banco: 101. En esta etapa ganó 44 partidos, empató 26 y perdió 31. Llegó en el peor momento de la historia del club, fue después del fracaso del equipo de Pizzi que no pudo consumar una posibilidad muy grande de ascender y Central ya iba a jugar su tercera temporada consecutiva en la B Nacional.

Debutó perdiendo en Central. Fue el 13 de julio del año 1997 en el Ducó contra Huracán. El resultado fue 2-1 para los locales. Ese día, que Miguel se inició, Palma marcó su último gol con la camiseta Canaya. En ese primer ciclo dirigió 42 partidos, que se dividieron en 16 triunfos, 12 empates y 14 derrotas. Por allí, en el primer ciclo, está la recordada tarde del 23 de noviembre de 1997, cuando NOB perdió 4 a 0 en el Gigante de Arroyito y el partido terminó antes de tiempo por la cantidad de expulsados de la visita.

Su segundo ciclo fue desde el Apertura 2002 hasta el clausura 2004. Disputó 68 partidos con 26 victorias, 20 igualdades y 22 caídas. En ese lapso, Central disfrutó de la gran dupla Figueroa-Delgado y el mejor campeonato que logró su equipo fue el 4to puesto en el Clausura 2003, con Lucho como goleador del certamen. En su segundo ciclo también supo vencer a Newell’s. Fue 3-0 en el último torneo mencionado en el Gigante de Arroyito.

La tercera etapa fue la más cortita, solo 11 partidos estuvo a cargo del equipo. Ganó 5, empató 2 y perdió 4. Agarró como DT en otro momento complicado, Central estaba cerca del descenso. No lo pudo salvar de todo, los canayas tuvieron que enfrentar a los piratas en la promoción para poder seguir en primera.

Haciendo una sumatoria de todos los momentos, con goles y todo, Russo dirigió 222 partidos con 91 victorias, 60 empates y 71 derrotas. Los canayas convirtieron 299 goles y recibieron 262. Expulsaron 52 jugadores de Central y 56 de los rivales. Sancionaron 42 penales a favor de los canallas y 27 en contra.

Las 20 victorias que saca de diferencia con las derrotas son por el margen positivo que logró en el Nacional B, contando los partidos en la máxima categoría, la distancia menor. Estos números demuestran la irregularidad que tenían sus equipos, y de ahí se ganó “amores y odios” de parte de los hinchas canayas. Miguel no es un técnico santo de la devoción de todos a pesar de la larga trayectoria, el ascenso y de no haber perdido ninguno de los 9 clásicos que jugó (5 victorias y 4 empates).

En su última etapa, después del ascenso, Rosario Central volvió al plano internacional luego de 9 años con la clasificación a la Copa Sudamericana. Además de eso venció por tres clásicos seguidos a uno de los mejores equipos que haya formado Newell’s en su historia. Devolvió a Central a una final, fue la de la Copa Argentina 2013/2014, donde perdió por penales ante un débil Huracán que militaba en la B Nacional.

Luego de la final perdida, en acuerdo con la nueva Comisión Directiva, dejó el club. No pudo lograr ningún campeonato en la máxima categoría ni logró armar un equipo sólido y constante en ella, pero logró victorias clásicas inolvidables, está invicto en ellas y supo darle una alegría a los canayas en el momento más triste de su historia.

Datos: Carlos Durhand.

Por: Franco Vidal