En busca de octavos

Rosario Central ofreció una mala versión, esto fue reconocido hsta por el DT y nuestros jugadores pero ahora será tiempo de mirar para adelante. Miércoles 21:45hs será el momento señalado para que el árbitro ecuatoriano Roddy Zambrano haga sonar su silbato, y  con ellos se ponga a rodar nuevamente la pelota empujada por los sueños auriazules.

river-uru-rosario-central

El canalla jugará, en un Gigante que rebalsará, un partido clave ante el Palmeiras brasileño. Es que en el Grupo2 las cosas están muy claras y el canalla puede sellar todo en su casa: encabeza Nacional (U) con 8, lo sigue Central con 7 puntos,  más atrás Palmeiras con 4 y cierra River (U) con 2 unidades. Con una victoria de Rosario Central, el canalla le sacará seis puntos de ventaja al equipo paulista y asegurará su clasificación a los Octavos de Final de la Copa Libertadores. Con un empate la diferencia seguirá siendo de 3 unidades y habrá que ver como sale el partido entre los uruguayos. Si Central cae derrotado empatará en puntos con el Palmeiras y todo se definirá en la última fecha cuando el canalla visite a Nacional y Palmeiras reciba al débil River.

Coudet sabe lo que bueno que sería para el plantel  poder cerrar cuanto antes la clasificación a los playoffs de la máxima competición continental, también lo saben los jugadores y para eso se preparan. Atrás queda la mala imagen que se mostró ante Olimpo y es hora de volver a concentrarse para ajustar las piezas y mecanismo para poder dejar los tres puntos en casa y desatar la alegría en las tribunas canallas.

En cuanto al equipo que saltará a la cancha se cae de maduro que habrá algunas modificaciones pero ellas dependerán de la recuperación física de quienes jugaron en Bahía Blanca, del sistema que piense Coudet y, por supuesto, del rendimiento de los jugadores. En el arco volverá Sosa como parte de la rotación acordada; en defensa se verá si ingresa Villagra por Álvarez o Salazar; en el mediocampo se espera que Colman ingrese a llevar la manija de equipo, la vuelta de Fernández aún es una incógnita y arriba todo seguirá igual de no mediar inconvenientes.