DESBARAJUSTE DEFENSIVO

Rosario Central volvió a caer en un amistoso, si bien los rendimientos suelen ser menores en Pretemporada porque son los primeros movimientos y los jugadores prefieren cuidarse, el elenco canalla muestra algunos desbarajustes defensivos que van, incluso, más allá de la falta del zaguero central zurdo.

Es cierto que hoy por hoy, y por lo que pudimos ver en los amistosos en Arroyo Seco, es sumamente necesaria la llegada de un zaguero central zurdo de experiencia para consolidar la última línea canalla. Este puesto era prioridad desde la partida de Pinola pero tras dos meses nadie ha llegado al plantel para sumar en esa posición. Pero este no es el único problema.

Montero sigue con su idea de jugar con los centrales adelantados, tan adelantados que Leguizamón y en menor medida Martínez han quedado a casi 50 metros de la valla y en el retroceso han sufrido en demasía la velocidad de algún punta rival; tal es así que los goles de sus rivales son evidencia. Sin embargo la idea del DT no es mala, falta que los recursos disponibles puedan amoldarse a la idea y bien por el uruguayo, entiende que el resultado en pretemporada no es lo importante por lo que se permite seguir ensayando diversos modos y sistemas que podrá usar en un partido por los puntos y cuando la lectura suya lo requiera.

La llegada de Gil es importante porque le aporta un volumen de juego más que importante, sin embargo algunas impresiones y pérdidas de balón han complicado un poco más a una ¿endeble? defensa. El otro volante central Colman también luce activo en el esquema, es que además de crear juego es el indicado para sacar la pelota desde la zona defensiva y trasladarla al activo ataque canalla con los dos volantes, los dos laterales y la dupla ofensiva que se impone entre los defensores rivales. En la gatera se encuentra Romero, el uruguayo es de corte más defensivo pero también tiene despliegue físico para pisar la faceta ofensiva en cuanto tiene la oportunidad; además es la rueda de auxilio de la zaga: “Mauri, si te falta uno gritale al Santi” fue uno de los gritos de Montero en la nublada mañana del amistoso ante Vélez.

Para el DT, la zona defensiva es la más fácil de trabajar y está en eso. El problema es que visto los rendimientos, es necesaria la llegada de un defensor más al plantel. Martínez está haciendo un gran esfuerzo para adaptarse a lo que necesita nuestro Club y esto debe resaltarse, si bien le cuesta una marca férrea, Mauricio luce seguro y no es tan fácil superarlo en el mano a mano ni cuando va abajo. Tal vez la mayor dificultad que presenta es la posicional, el saber dónde ubicarse para adelantarse la jugada, y la salida de fondo lo complica, porque al tener el perfil cambiado, casi instintivamente mueve la pelota a su pie derecho y eso hace que enganche para el medio, y como reza una de las mayores reglas ya tomadas como un mandamiento es nunca enganchar para adentro cerca del área propia.

En conclusión, es cierto y necesario que un zaguero zurdo le vendría más que bien; pero también sería necio cerrar el análisis defensivo en este sólo factor. Montero tendrá una semana más para trabajar los desbarajustes defensivos, y por experiencia suya creemos que está en condiciones de hacerlo. Además, demostró tener capacidad de mutar y no lo que vemos en los amistosos suena (y esto es como una suerte de apuesta) más a experimentos que hace el uruguayo para saber con cuales alternativas cuenta y no tanto a lo que veremos en el verde césped del Brigadier López cuando la pelota comience a correr por los puntos. El tiempo dirá el resto, si llega o no el necesitado defensor y si Montero puede solucionar los problemas utilizando la creatividad y los recursos disponibles para tal fin.