Copa Argentina 2017: esta vez no alcanzó

Una vez más, la Copa Argentina terminó imponiéndose sobre el torneo local y se convirtió en el objetivo principal de Rosario Central durante el 2017. Mientras la campaña en la Superliga era cada vez peor, con equipos que iban al Gigante y se lucían, goleaban y dejaban desnudas las falencias técnicas de Paolo Montero, todo lo contrario sucedía en la Copa Argentina, un certamen que le sienta bien al Canalla, al menos hasta las instancias decisivas.

Luego de perder tres finales seguidas (una por penales, otra donde los árbitros incidieron claramente en el resultado y la tercera por errores propios más allá del flojo arbitraje de Loustau), se renovaron las ilusiones para que la edición de este año sea la consagratoria. Sin embargo, ni los milagros contra Boca y Godoy Cruz fueron suficientes y en esta ocasión el sueño terminó en semifinales.

El camino empezó a fines de abril cuando Rosario Central enfrentó a Cañuelas, equipo de la Primera C, en el Estadio 15 de Abril (Unión). Si bien los dirigidos por Montero fueron superiores, la diferencia de categoría no se vio reflejada en el marcador, con el escaso 1-0 anotado por Mauricio Martínez a los 11′ del primer tiempo. Aquel día el entrenador puso en cancha a Ledesma; Salazar, Alfani, Leguizamón, Rizzi; Lovera, Martínez, Mansilla, Rivas; Bordagaray y Gutiérrez. 

Cuatro meses pasaron para que el Canalla disputara la siguiente instancia, que fue contra Deportivo Riestra en el Estadio Diego Armando Maradona (Buenos Aires). Al igual que en la anterior edición de la Copa Argentina, el elenco auriazul enfrentaba al conjunto blanquinegro y también se imponía en el resultado, en esta ocasión con un 2-1. Fernando Zampedri destrabó un partido friccionado a los 56′ y 10 minutos después Elías Gómez convertía un gol en contra para alimentar la ilusión de Riestra, la cual se iba a desvanecer cuando José Leguizamón marcó el tanto definitivo. Los once aquel día fueron Rodríguez; Ferrari, Leguizamón, Martínez, Gómez; Camacho, Romero, Gil, Carrizo; Ruben y Zampedri.

Las vueltas del fútbol volvían a poner cara a cara a Rosario Central y Boca Juniors, luego de la polémica final del 2015 y la eliminación del Xeneize en la edición siguiente. Con Montero en la cuerda floja, el Canalla se hizo fuerte en el Estadio Malvinas Argentinas (Mendoza) y superó al equipo de los mellizos Schelotto por la mínima diferencia, gracias al gol de Martínez a los 26 minutos de la primera etapa. Batacazo por el momento futbolístico del Nuestro frente al puntero actual de la Superliga. Rodríguez; Tobio, Leguizamón, Parot; Colman, Romero, Martínez, Gil; Herrera y Ruben fueron los elegidos para saltar al campo de juego.

Un mes después se disputaron los cuartos de final, con una épica remontada de Rosario Central en el Estadio Juan Domingo Perón (Córdoba). Godoy Cruz daba la sorpresa al término del primer tiempo, ganando 2-0 por los goles de García y Angileri, y con un jugador más por la expulsión de Fernando Tobio al minuto de haber empezado el partido. Sin embargo, en el complemento la actitud fue otra y hubo milagro, el Canalla dio vuelta el resultado con goles de Washington Camacho, Federico Carrizo y Fernando Zampedri, que marcó en el minuto 88. Los titulares en aquel encuentro fueron Rodríguez; Ferrari, Tobio, Leguizamón, Parot; Camacho, Martínez, Carrizo; Pereyra; Herrera y Ruben.

Y así el camino derivó en la semifinal contra Atlético Tucumán, llevada a cabo en el Estadio Antonio Romero (Formosa). Camacho malogró un penal en el tiempo reglamentario y el encuentro terminó sin goles, por lo que la definición fue mediante los penales, donde el arquero Sánchez fue figura (al igual que lo había sido Lucchetti durante el partido hasta que fue reemplazado por lesión). Sólo el Pachi Carrizo anotó desde los doce pasos, ya que Rodríguez y Martínez se toparon con los buenos reflejos del guardameta, mientras que Ruben envió su remate por encima del travesaño. Por su parte, Barbona, Grahl y Álvarez acertaron y con el 3-1 definitivo dejaron al Canalla con las manos vacías. Los titulares fueron Rodríguez; Leguizamón, Martínez, Parot; Camacho, Romero, Martínez, Carrizo; Herrera y Ruben. 

Rosario Central apostó una vez más por la Copa Argentina, pero esta vez el sueño terminó antes de tiempo. A diferencia de las ediciones anteriores, el rendimiento fue mucho más bajo, apelando más a una cuestión actitudinal que futbolística, con una cuota de suerte a favor para llegar al partido contra los tucumanos. Allí la lotería de los penales, acompañada de los flojos remates auriazules, le pusieron punto final al recorrido del Canalla en este certamen, que deberá seguir esperando para levantar una copa que se hace desear.