Chau torneo

Por otra pobre producción, el equipo de Coudet se quedó afuera de la lucha luego de no vencer a Newell’s en el Clásico.

CerviInsua

Más allá de querer triunfar por la importancia del encuentro, Rosario Central debía hacerlo para no perderle pisada a los líderes. El planteo inicial fue muy poco ofensivo y los cambios no sirvieron para mejorar. Como siempre que jugó con un delantero, el mismo se encontró solo arriba luchando contra todos sin ser una amenaza para los rivales.

Sacando a Sosa, Franco Cervi fue lo mejor de Rosario Central. Fue el que más intentó, el que pidió la pelota, el que generó infracciones y el que con su talento y explosión dejó pintados a los rivales en más de una ocasión. Otro de los puntos altos fue Damián Musto. El volante central siempre impuso su presencia ante el juego leproso con buenos quites, velocidad y gran ubicación en tiempo y espacio.

El Mono no estuvo bien, no logró entrar en el partido en ningún momento ni filtrar ningún pase como sabe hacerlo. Parece increíble pero hasta ahora cuando uno brilla el otro no puede hacerlo. Cuando Lo Celso estuvo en la cima de su nivel, Cervi no fue lo que hoy, y ahora que lo es, Giovani no lo acompaña.

En el primer tiempo, Newell’s se acercó al arco de Sosa en varias oportunidades por errores de salida de Central. Esas equivocaciones fueron de dos tipos: Pases erróneos y despejes cortos o pérdida de pelota por no tener pase. La falta de una compañía para Ruben, también significó una opción de pase menos para mediocampistas y defensores canayas.

Villagra volvió a demostrar que le falta para jugar. Estuvo impreciso, lento, y por ende fácil de superar por los laderos derechos rivales. Un cambio cantado hubiese sido Villagra por Herrera y que Aguirre ocupe el lateral izquierdo, pero Chacho prefirió dejarlo a Kity y sacar a Jonás por el delantero.

En el segundo tiempo Central necesitaba alguien que haga mover el mediocampo. Colman y Lo Celso estuvieron flojos siempre. Cervi cada vez que la agarró imprimió juego, pero después se cansó por el desgaste que hizo. Entonces estaban Herrera y Ruben sin un abastecedor de pelotas, y en ese momento Coudet mandó a Montoya a la cancha.

Lejos de satisfacer esa necesidad, el oriundo de Machagai tuvo otros minutos muy instrascendentes bajo el mando de este Cuerpo Técnico. Quedaba otro cambio, faltaban diez minutos y Central necesitaba los tres puntos. Esperaban su oportunidad Becker y Delgado. Coudet mandó a la cancha al Chelito, que además de no poder hacer nada, se mostró muy lento e inofensivo otra vez.

Sin Pinola y exceptuando a Villagra, la defensa hizo un buen partido. Cetto hizo su re-estreno con la camiseta canaya luego de varias lesiones que impedían su debut. El colorado estuvo muy firme en todo momento, al igual que el flaco Donatti y que El Tucu Salazar. Este último, además de cumplir con su labor defensiva, tuvo proyecciones en velocidad; no le sumó demasiado al ataque, pero la intención estuvo.

La responsabilidad de ganar era de Central, porque no se quería bajar de la lucha. Pero sigue siendo el equipo de estas últimas cinco fechas. Con errores de los jugadores y del técnico en la lectura de juego y en los cambios. No sólo no pudo ganar, sino que estuvo cerca de perderlo, pero eso no ocurrió porque ahí estuvo Seba Sosa, la figura de Central. Hoy, al fin, el arquero “salvó un gol”.

Por Franco Vidal