Chacho apostó y no le salió del todo bien

Eduardo Coudet mandó a la cancha a un equipo alternativo y empató otra vez sobre la hora. El ajetreado ritmo de la temporada hace que el DT tenga que elegir un torneo o el otro a pesar de que sostiene que “van por todo”. 

chachoNACIONAL

A pesar del buen mercado de pases y de la expectativa que generó en la previa al torneo, ayer los recambios demostraron que no rinden como los titulares. Gil Romero fue el que más decepcionó, el mediocampo estuvo descuidado y allí Nacional sacó provecho. Ferrari, Cervi y Aguirre son otros que no rindieron. Montoya tampoco, pero no está incluido ahí porque habitualmente es titular.
El estreno de Sosa fue uno de los puntos más positivos de la noche. El arquero uruguayo se desempeñó con gran seguridad en sus manos y pies. Ni bien atenazaba la pelota ya la estaba jugando con un compañero para que la circulación de juego de su equipo no pierda ritmo. Salvó un mano a mano muy claro y otro que se la quisieron puntear. En el gol no tuvo nada que hacer, fue a quemarropa y estuvo bien definido por el delantero.
Nacional supo chapear a Central, jugó gran parte del encuentro como un equipo de experiencia en la competencia. Nunca escatimaron físico, pegaron un poco más de la cuenta, y el mediocampo y la defensa no arriesgaron en ningún momento. Fue un equipo dividido en dos: los tres delanteros arriba y los otros siete entre el medio y abajo, aguantando, sin cansarse demasiado en el ataque.
Hasta la entrada de Giovani, el medio no generó juego para los delanteros. Las aproximaciones que tuvo Central al arco de Conde fueron por destellos individuales de Delgado o Herrera. Montoya estuvo muy perdido, sin gravitar, rebotó excesivamente la pelota hacia atrás. A Jonás siempre le faltan 5 para el peso, parece que está en el tiempo y espacio correcto, pero a la hora de efectuar el tiro, pase, o jugada le termina saliendo mal.
Coudet le dio otra posibilidad a Cervi para que sea el enganche titular y pueda lucir el 10 que lleva en la espalda, pero no pudo otra vez. Y no se sabe si son nervios, si está pensando en otra cosa, si juega muy presionado porque se compara por Lo Celso, o que otro problema tiene. Lo cierto es que Central lo necesita para que cree posibilidades o haga goles cuando no esté Giovani. O que lo ayude si están juntos. Pero no le sale, parece que se golpeó la cabeza y se olvidó de jugar.
Salvador Larrondo volvió a ser muy peligroso y a concretar para salvar a Central de la derrota. El chelito jugó bien pero le faltó potencia para aprobar. Toma determinaciones criteriosas, pero físicamente está en falta. Herrera volvió a tener un partido aceptable. Se mostró potente, con hambre de gol, con movimientos de jugador de jerarquía, muy bien en sus dos partidos hasta ahora.
Chacho apostó. Tiró un par de fichas para ver si con sus mejores jugadores en el banco podía debutar ganando en la copa. El domingo juega en Santa Fe y el Jueves en San Pablo y viene de jugar 4 partidos en 12 días. No le salió del todo bien la apuesta por el momento, pero si le gana a Colón el domingo, va a terminar siendo positivo el saldo de los dos partidos.
En San Pablo no podrá poner suplentes, sería más arriesgado que con Nacional. Central está en carrera y es larga. Tiene que manejar los tiempos para que el cansancio no lo deje en el camino y a pesar de que “se va a enfocar en los dos torneos”, en algún momento tendrá que elegir, si no es que lo está haciendo ya.