Central volvió a ganar y clasificó puntero

 Nacional no puso lo mejor, sus titulares fueron preservados para el torneo local que también están peleando. No obstante, Chacho dejó a Ruben sin jugar, y aún sin él, Rosario Central pudo ganar.

123123

En la previa del partido, analizando las formaciones de los equipos (4-5-1 para los dos), se preveía un partido aburrido y trabado en el medio. Munúa y Coudet lo plantearon así porque están en situaciones parecidas: pelean Torneo Local y Copa Libertadores y quieren utilizar los recursos del plantel de la forma más eficiente posible.

En las últimas horas previas al comienzo del encuentro, Chacho confirmó el equipo en el que Ruben y Lo Celso estaban en el banco. Álvarez jugó de defensor central con Donatti, Salazar a la derecha y Pinola a jugar a la banda izquierda. El pelado, como está expulsado, no jugará el torneo local y es por eso que ocupó una posición que conlleva mayor desgaste físico.

Musto volvió a ser ese buen volante central que mostró Central en los primeros partidos de la temporada. Entregando bien la pelota y quitando muy activamente. Anoche se notó en los jugadores canayas, como si fuera una orden para todos, que ante circunstancias complicadas o que impliquen de un pase tan certero como arriesgado, despejen hacia arriba.

En el primer tiempo no pasaba nada. El partido era aburrido, Sosa pudo lucirse a minutos de empezado tapándole un tiro a Barcia pero nada en ataque para el Canaya. Herrera estaba solo contra todos en el ataque. Cervi trataba de generar pero pasaba a uno, a dos y ya después tenía que largarla o la perdía.

El sistema no funcionaba y justo Álvarez sintió un dolor muscular muy fuerte detrás de las costillas y tuvo que salir. Chacho, ni lerdo ni perezoso, cambió con el reemplazo todo el sistema. De 4-5-1 pasó a 4-4-1-1. Parece no cambiar en nada, pero sí. Entro Lo Celso por el defensor, Pinola ocupó la zaga central y Aguirre la ‘calle 3’.

Los 4 que quedaron en el medio (Montoya, Musto, Colman y Cervi), tuvieron que hacer la misma tarea que cuando eran cinco, pero lo tenían a Lo Celso adelante como ‘pase obligatorio’ antes de dársela a Herrera. Lo Celso fue enganche de un delantero, pero enganche al fin, y valga la redundancia, sirvió para enganchar dos partes del equipo que estaban desconectadas, el medio con el ataque.

Hasta que apareció Donatti después de un buen tiro de esquina de Cervi ‘al punto del penal’. Así como a los ejecutantes de penales el arquero se les hace gigante, el flaco cuando pisa el área se siente así, enorme. Con zancadas, decisión, visión, experiencia, olfato goleador y cortina de Musto llegó solito y sólo para fusilar de cabeza a Luis Mejía e irse al descanso con sus compañeros con un gol arriba.

Nacional casi nunca estuvo cerca del gol. La firmeza de Central más la ausencia de sus habilidosos dejó al ‘Bolso’ a la deriva. Sosa no tuvo grandes exigencias, pero las veces que le llegaron supo controlar la situación sin despeinarse.

A los 69’ Cervi habilitó a Herrera pero no fue un ‘tomá y hacelo’. El chaqueño la recibió casi de espaldas al arco, con una marca sobre él, en el vértice del área grande y supo enganchar hacia el medio, correr un poquito más, y luego definir. Fue un golazo, porque antes de que le llegue a Cervi, la jugada venía tejiéndose desde atrás.

Central ya está entre los 16 mejores equipos de América. Pasar la fase de grupos no es un tema menor, hace que el papel del canaya en esta edición ya sea aceptable. Ahora los del Chacho tienen otro gran compromiso: visitar a San Lorenzo por la pelea del campeonato local. Para eso el DT pudo guardar a Marco Ruben, su as de espadas.

Por: Franco Vidal.