Central va por otra victoria que le otorgue tranquilidad

Los integrantes de “la chachoneta” visitarán a Olimpo en Bahía Blanca. Su rival directo, Godoy Cruz, enfrentará a Velez en Liniers el domingo a las 19:30.

0014297207 - copia - copia (2)

Godoy Cruz es quien amenaza a Rosario Central con sacarle la punta. A pesar de que faltan 21 puntos en juego, de acá en adelante casi que no se puede fallar. Si se hace un análisis futbolístico previo de Vélez Sarsfield y Olimpo de Bahía Blanca, son claramente superiores los de la V azul, pero en fútbol nunca se sabe, a los partidos hay que jugarlos y ganarlos en la cancha.

El estadio Carminati tiene un campo de juego de pequeñas dimensiones, parecido al de Patronato, donde Central cayó derrotado por única vez en el torneo. Que sea chico hace que todos estén más amontonados y que los espacios libres sean menores. Cuesta más desmarcarse y los pases en profundidad tienen que ser más finos para que no superen los límites del campo.

A pesar de ello, la última vez que Central jugó allí obtuvo como resultado un 3 – 1 favorable, con hatrick, sí, tres goles de un mismo jugador en un partido, a lo Messi o Ronaldo, pero del gran Marco Ruben. Olimpo viene mal y suma cinco partidos perdidos y el juego asociado que viene mostrando no es para nada peligroso.

Central formará con García; Salazar, Donatti, Pinola y Álvarez; Montoya, Musto y Cervi; Lo Celso; Herrera y Ruben. A este equipo, mirando bien los nombres, se lo puede considerar casi titular. Hay buenos afuera, como Larrondo que está recuperándose, Villagra que ya está para jugar pero Chacho no lo arriesga, Colman que será preservado para jugar ante Palmeiras y José Luis Fernández que está recién vuelto de su lesión.

En la previa parece que no van a ser faltas que se noten mucho, casi que depende solamente del nivel en el que juegue Montoya, que es el más flojito hasta acá. De quien Central perdió la costumbre es del mejor Kity Villagra, que en esta temporada casi ni estuvo por no lograr el mejor estado físico. Ese Villagra aplanador en ataque, que pasaba con velocidad, dominio y agresividad, como un 3 de alta gama.

No se lo extraña demasiado porque su lugar lo ocupa un gran jugador como lo es Pablo Álvarez, quien viene siendo hace cinco partidos el mejor jugador de la defensa canaya, incluso mejor que Pinola. Él también va muy bien al ataque pero por características propias no logra ser tan agresivo como el Kity.

Central no está pasando por el mejor momento defensivo. Está bien, lo máximo que puede recibir es un gol en contra, como en casi todos los partidos, que vienen por errores insólitos a veces o por virtudes muy grandes del rival. Pero la clave para la victoria es la explosión en su zona de creación, donde los dos máximos responsables son Franco Cervi y Giovani Lo Celso. Ellos deben sentir el apoyo de Montoya, Musto y los laterales. Y deben percibir los movimientos de desmarque que hagan Germán Herrera y Marco Ruben.

Luego de crear una oportunidad de gol viene la definición, que en Central casi siempre le queda a los delanteros de área por el juego vertical y central que tiene. También pueden aparecer cabezazos de Donatti o llegadas de los volantes exteriores como Aguirre, Cervi o algún enroque entre Lo Celso y un delantero.

La prueba que tiene Central mañana no es del todo fácil, pero tuvo otras más difíciles que pudo pasar ganando y jugando como quiso, como planeó y entrenó Chacho. No es tan necesario pensar en el próximo partido de copa porque está a cinco días de distancia, un buen tiempo para descansar.