Central superó a Palmeiras pero no a sus errores

El principal rival del equipo del Chacho está adentro del equipo y no lo pueden sacar. Anoche, los problemas de abajo no le permitieron ganar a Central.

0014297207 - copia - copia

 

En la teoría defensiva, los centros frontales, como en los que el Palmeiras consiguió sus dos últimos goles, son los más fáciles para la defensa porque el defensor recibe la pelota de frente y tiene que sacarla hacia adelante, mientras que los delanteros tienen que hacer un movimiento mucho más difícil para sacar una situación provechosa.

A pesar de ello, anoche Central sufrió dos goles de esa manera. Si miramos apenitas para atrás, encontramos el partido contra Olimpo donde el rival marcó un gol de cabeza, en inferioridad numérica, en un tiro de esquina y con su jugador llegando muy sólo a impactar el cabezazo.

A la hora de encontrarle explicación a esta floja labor defensiva, no se encuentra un jugador responsable, sino más bien un sistema. Es el conjunto defensivo el que no funciona. Central marca en zona, y parece que ese sistema no va más. A veces sirve y puede ser útil, pero los resultados muestran que no se está haciendo bien. Musto anoche jugó uno de sus peores partidos: en el primer gol asistió a Gabriel Jesús y en el tercero perdió la marca.

Además de los tres goles que hizo Palmeiras, el palo salvó la valla canaya en dos oportunidades: la primera la jugaron a espaldas de Donatti, Pinola la tenía descubierta y el delantero rival le ganó en velocidad hasta efectuar el disparo que se estrelló en el poste derecho. La segunda fue un centro después de un córner, donde llegó uno de camiseta blanca de palomita, en el área chica, y se lo erró por cuenta propia, porque nadie de Central ofreció resistencia.

Acompañado a la debilidad del sistema defensivo, se notan rendimientos no tan altos en la dupla Donatti – Pinola, y una marcada caída en Salazar. El Tucu bajó en todo aspecto. Abajo es superado fácilmente, da una sensación de inseguridad constante. Le ponen el cuerpo y lo superan, y cuando sube no manda un centro bien o no se anima a pegarle al arco. Anoche tuvo una clara ocasión en la que no se animó a darle como venía, y contra estos rivales en esta competencia no se puede fallar, porque ellos no lo hacen.

Cuando está el Melli García y Central recibe goles, se murmura por las redes y por todos los rincones del estadio y de Rosario que no es un arquero para este momento de Central. En las encuestas canayas de pasillo Sosa gana ampliamente el puesto como titular, pero a la hora de defender el arco no puede lograr ni un partido consagratorio ni uno con valla invicta.

Lo positivo es que Cervi volvió a ser la figura de Rosario Central. Venía insinuando con buenos partidos, pero esta versión hizo recordar al 10 que deslumbró a Benfica. Estuvo intratable individualmente, hizo un golazo y los de Palmeiras no lo pudieron parar en todo el partido. Generó muchas infracciones y juego asociado ahí adelante.

Así como en la pelota parada defensiva Central anda muy mal, en la ofensiva anda cada vez mejor. Los tiros libres directos en que las ejecuciones van directo al arco cada vez son más precisas y peligrosas para los arqueros rivales y los centros van teledirigidos a Donatti que gana muy seguido. Como complemento, Coudet es un técnico que le hace un lugarcito a las jugadas preparadas, como la que ayer salió muy bien.