El primer campeón del interior

Escala el artillero.

No diga gol, diga Kempes