Derrota que deja secuelas

Montero piensa en Banfield, no en Boca

El nuevo Central